¿Tienes un pitch pendiente? Si vas a hacer una presentación, y lo más normal es que la hagas con Power Point, no caigas en los mismos errores de siempre

Image title

Probablemente no sea la primera presentación que haces. Te haces llamar “usuario medio” de Power Point y crees tenerlo de por mano. Vamos a ver si es así:

Muerte por Power Point

La capacidad de atención de una persona es reducida. Si tu presentación es tediosa, poco interesante y larga, aburres a tu público. No todo vale, ni de cualquier manera. Trabaja los siguientes puntos para evitar homicidios involuntarios. Mejoremos la calidad de tu pitch.

No hagas llorar al Pantone

Cada vez que mezclas colores muere un gatito. Cuidado con los fondos que usas y el color de la tipografía elegida. La paleta cromática debe ir acorde a tu temática. No uses muchos colores, usa los corporativos o aquellos que sean adecuados al tema a tratar, y recuerda que menos es más.

Nada de Comic Sans

No enserio, nada de Comic Sans. Prohibida. Quémala. Bórrala del ordenador: Panel de control, Apariencia y personalización, Fuentes, Comic Sans, Eliminar.

Si eres una niña de 10 años puedes usarla en color fucsia y sobre un fondo celeste con estrellitas.

Prohibidas las plantillas por defecto

Las plantillas son el Comic Sans del diseño. No hace falta que hagas una gran elaboración pero sin duda, una plantilla es una mala idea. Están en la línea de las Autoformas, que por supuesto, también quedan prohibidas.

Despacio, que tengo prisa

Si tu presentación dura 15 minutos, que dure 15 minutos. Si te la has aprendido de memoria parecerá que te persigue el Coyote y acabarás antes de lo estipulado, la gente no entenderá nada y en vez de tu producto, se comprarán un robot.

Lo bueno, si breve, dos veces bueno

¿Entiendes tu idea? Pues que se note. La gente lee más rápido de lo que tú hablas, de modo que si tus diapositivas están hasta los topes de información, tu público acabará de leer cuando tú vayas por la mitad. En resumen: no serás útil. Si quieres evitarlo reduce el concepto a un par de frases que ilustren la diapositiva y, el resto, explícalo in situ. Si la gente lee, no escucha, si no tiene nada que leer, sí. Y de paso entienden mejor el concepto.

No es el papel de tu vida

No eres actor ni estás compitiendo por un papel en Cats, así que ¿por qué actúas? No planifiques los gestos que vas a hacer ni finjas tonos de voz de sorpresa. Una cosa es enfatizar, y otra muy distinta sobreactuar. Ponle pasión, chilla si hace falta (proyectando tu voz, nada de histerias) y demuestra emoción por tu presentación, pero no como si estuvieras en una película de serie B.

¿Image-qué?

Las imágenes. Eso, las imágenes. Estas pueden ser incluso más importantes que el contenido en sí. Hace dos puntos hablábamos de que menos es más, y eso incluye que las imágenes de apoyo sustituyan a algunos bloques de texto. Y ya que estamos, si vas a incluir gráficos y demás, no sobresatures la diapositiva de imágenes. Se solapan y hacen perder la atención. Una diapositiva de más es gratis, pero la retina de alguien no tiene precio.

Brecha tecnológica de auditorio

La tecnología todavía no ha llegado a todo el mundo ni es comprendida por el 100% de la población, pero los menos familiarizados con ella son los auditorios, teatros, colegios y toda sala en que tengas que enchufar tu ordenador o proyectar. Eso es así. Nunca conectarás un USB a la primera ni proyectarás tu presentación correctamente nada más enchufarla. Para evitar estos inconvenientes, llega antes, familiarízate con el sitio, enchufa tu material y pruébalo todo. Si tienes que retocar algo, ese es el momento, y así te aseguras de que todo funcione correctamente cuando sea tu turno de hablar.

No seas vengativo

Si alguna vez te han aburrido atrozmente y las presentaciones a las que acudes son, cuanto menos, tediosas, no es culpa de aquellos que van a verte a ti. Así que tu presentación no tiene que actuar a modo de venganza. Hazla amena, divertida, añade pequeños chistes para romper el hielo y establece contacto visual (en la medida de lo posible, en general y sin llegar a ser perturbador) y, ante todo, si tienes la oportunidad de grabarte y verte antes de hacer la presentación en público, hazlo. De este modo verás qué haces bien, qué haces mal, si se entiende y, por encima de todo, si te aburres a ti mismo.

Evita problemas con tus presentaciones y prepara el pitch perfecto. Y si tienes dudas puntuales o problemas concretos, te proponemos que consultes con los expertos en presentaciones de Eureka-Experts. Busca entre los expertos de power point, ponencias en público y otras categorías, la que más solucione tu problema de negocio y ¡adelante con tu proyecto! Resuelve tus dudas más urgentes.

http://bit.ly/1PILyDv

James