Este ensayo de Paul Graham muestra cómo necesitas pensar en una startup- literalmente. Nada en una startup para a menos que hagas algo.

Cosas que hay que hacer en una startup aunque no escalen

Jugar a las Startup

Hoy en día, lanzar una startup es relativamente popular. Lo sabes cuando las universidades empiezan a ofrecer programas de emprendimiento. Y como es popular, hay gente que realmente hace una startup y gente que juega a la startup.

Toda startup necesita conseguir usuarios. Si eres una startup real necesitarás hacer lo que sea para conseguir usuarios (ir a sus casas, sentarte con ellos, arreglarles el ordenador…) ¿Qué hacen los que “juegan a las startups”? te envían un link hacia su servicio. Ambos parecen en proceso de “conseguir” usuarios, excepto que unos literalmente los consiguen y otros solo les envían links, asumiendo que ellos harán solos el resto.

Puede no parecer muy guay acercarte a la gente y suplicarles que prueben tu servicio como hicieron los primeros emprendedores: vendedores de calle que chillan, muestras de comida, muestras en sociedad, descuentos in situ, miradas a los ojos, otros más agresivos te ponían el producto en tu bolsa…¿pero qué ha cambiado? La tecnología añade comodidad y distancia entre nosotros. Pero los usuarios al final aun quieren atención personal, así que ¿por qué no se la damos si siendo una startup nueva no tienes nada a perder?

Recluta usuarios manualmente: 

Táctica Stripe. Instalación por colisión, coger el portátil del usuario e instalar.

Recuerda: las startups son frágiles: 

Táctica Airbnb. Ir puerta por puerta haciendo fotos (los salvó de la quiebra).

Haz muy felices a los usuarios: 

Táctica Wufoo. Enviar a los usuarios cartas escritas a mano.

Ten un servicio “insanamente bueno”: 

Táctica Apple. Haz el packaging tan bueno como los ordenadores.

Elige un mercado reducido: 

Táctica Facebook. Lanzar únicamente en Harvard.

Haz cosas por ti mismo: 

Táctica Pebble. Montar los primeros 100 relojes a mano (0 coste de fábrica).

Conviértete en su consultor: 

Táctica Viaweb. Usar su propio software para construir tiendas para los clientes.

“Picapiedra” bajo la capucha: 

Táctica Stripe. Mandar cuentas de vendedor “instantáneas” mediante la firma manual de los usuarios tradicionales.

Evita grandes lanzamientos: 

¿Recuerdas el lanzamiento de cualquier gran startup? Exacto.

http://bit.ly/1E9aC3t

James