Así es como algunos analistas hablan del “Internet of Things” y la innovación que tendrá como resultado. Empezaremos a ver una gran cantidad de objetos “tontos” que se conectan, el envío de señales entre sí y alertas a nuestros teléfonos, creando montoncitos de información sobre todos nosotros que hará salivar a los vendedores.

Algunos gigantes de la tecnología se han unido recientemente para acercar The Internet of Things a la realidad de nuestras casas, coches y vidas. La AllSeen Alliance ve empresas como Cisco, Panasonic y Sharp comprometiéndose a hacer todo compatible con un nuevo sistema para que coches y demás puedan empezar a interactuar. Sobre 2017, veremos objetos inteligentes en estanterías y empezaremos a reducir gastos y a incrementar eficiencia y seguridad.

Aquí tienes los cambios en cuanto a Internet of Things que se acercan a nuestro día a día, algunos obvios, otros menos:

  • Arreglar el coche: Como muchas máquinas hablan entre sí y sus sistemas integrados, no tendrás que preocuparte más de cambiar el aceite. Tu coche inteligente irá al mecánico cuando toque revisión anual o arreglar la presión de las ruedas, además, te recordará en el calendario las citas y sugerencias para sincronizar con una alarma en un solo click.
  • Controlar tu salud: Cuando una receta se esté acabando, se programará una cita con el médico automáticamente. Los doctores estarán informados de cada cuando sus pacientes toman sus medicinas y qué problemas de salud tienen. Tendrán cosas como la presión en sangre o los niveles de azúcar monitorizados remotamente.
  • Consumo de energía: El alto consumo de energía de las aplicaciones de casa se ajustarán a tu factura eléctrica. Los termostatos y la luz aprenderán de tus hábitos para crear un patrón basado en tu vida diaria, como poner una temperatura adecuada justo cuando llegues a casa. Estos gadgets notarán también cuando no hay nadie en casa y se apagarán automáticamente para reducir costes.
  • Conducción y atascos: Conducir será mucho más seguro. Los semáforos se ajustarán al tráfico a tiempo real y tendrán en cuenta emergencias. Habrá sensores que cambiarán el límite de velocidad basándose en el tiempo y los accidentes.
  • Lista de la compra: Neveras inteligentes que sabrán cuando te estás quedando sin básicos como huevos o leche y automáticamente te lo pondrán en la lista de la compra. Habrá recordatorios que añadir a la lista de la compra en base a un historial de compra en las tiendas. Cuando camines por la tienda, estos recordatorios harán acto de presencia para que no tengas que volver atrás.
  • Alarma de la mañana: El tráfico de la ruta que coges para ir al trabajo cada mañana o el tiempo pronto afectarán en la hora en que suena tu alarma. Si hay un accidente o un corte de calle en tu camino usual, tu alarma sonará antes. Por supuesto, tu máquina de café estará en ese bucle para asegurarse que te tomas el café sea cual sea la hora en que te levantes.
  • Monitorizar a tu bebé: A través del Smartphone, los padres podrán monitorizar la respiración de su bebé, la temperatura y su actividad. Sonará una alarma cuando haya algún comportamiento anormal. También con mascotas, te permitirá monitorizar la actividad y comportamiento de tu mascota desde lejos, para que puedas ver cómo funciona tu entrenamiento o cuán honesto es tu paseador de perros.
  • Qué hay en tu cuerpo: la tecnología wearable ha tomado la mayor atención del Internet de las Cosas. Muchos productos están ahora ya en su segunda o tercera generación, ofreciendo cada vez más diseño e integración con diferentes sistemas. Desde monitorizar tu actividad durante un entrenamiento, hasta patrones de sueño o ayuda sanitaria. El dispositivo que llevas se está convirtiendo en algo más sofisticado, conectado a todas tus redes sociales y rastreando datos de mayor cantidad y calidad.

El creciente número de sensores detectará y actuará en factores ambientales y otros, como el tiempo, sabrá quién y cómo usa qué en un vecindario y se ajustará para ahorrar recursos y mejorar la seguridad.

Con el mayor número de cosas conectadas en nuestras vidas, todos estaremos progresivamente más en consonancia con nuestros propios datos y empezaremos a esperar más interacciones con las marcas y los comercios. El marketing necesitará establecer confianza con sus consumidores y probar que si se rinden a dar acceso a sus datos personales, a cambio recibirán ofertas personalizadas y mejores interacciones.

Los smartphones se convertirán no solo en el portal de todo el mundo al ecosistema del Intenet de las Cosas, sino que tomarán un control completo de nuestras vidas, si no lo han hecho ya.

 

http://bit.ly/1DlCd3V

James