Mientras la dificultad es parte del trato, hay un número de cosas que los fundadores encuentran en sí mismos a menudo y que lo hacen más complicado. Vamos a echar un vistazo a una lista de cosas que, como fundador, necesitas dejar de hacer ahora mismo.

Mentir sobre tu tracción

Es fantástico si has tenido 70.000 descargas de tu nueva app en los primeros tres meses o que hayas generado 1 millón el último año. No es tan fantástico si solo tienes 2000 usuarios activos al mes o has perdido 2 millones. Son números que escondes, mintiéndote tanto a ti mismo como a los demás. En algún momento, se derrumbará tu pirámide de naipes.

Centrarte en demasiadas cosas a la vez

Adivina, solo tienes 100% de tu tiempo para dividir entre tus actividades personales. Si haces demasiadas cosas simultáneamente, estás dividiendo este 100% que se solapan entre sí. En vez de eso, gasta 100% de tu tiempo y céntrate en ser muy bueno en una cosa.

Trabajar hasta la muerte

El concepto de que necesitas hacer más horas que un reloj para ser un emprendedor no es una norma, es una opción. La tecnología ha avanzado hasta el punto en que puedes obtener ayuda de cualquier cosa prácticamente. Si has elegido no aprender a usar ese recurso que te permitiría tener una vida y una noche normal de sueño, es tu culpa y la de nadie más.

Seguir cosas brillantes

No hay forma más rápida de hundir tu embarcación que barajar demasiadas oportunidades. Sí, está en nuestra naturaleza de emprendedores darnos cuenta de las oportunidades y buscar soluciones a ellas, pero debes continuar centrado en la tarea que tienes entre manos. Los mejores emprendedores del mundo no se desconcentran por nada.

Construir productos terriblemente débiles

El mínimo producto variable tiene valor en teoría, pero no se traslada necesariamente al nivel de producción. Deja de usar la metodología lean startup como excusa para sacar productos pobres y sin desarrollar. Sólo gastas tu propio tiempo.

“yo”-“yo”

Ser humilde es importante, particularmente cuando tu empresa empieza a crecer y trae miembros para el equipo. No hay nada peor que desacreditar todo lo que entra por la puerta. Deja de ser arrogante y reemplaza el “yo” por el “nosotros”.

Construir empresas sin ingresos

Si oigo otra charla sobre emprendedores que dicen que no les importan los ingresos hasta que algo pase, me arrancaré los ojos. Estás empezando un negocio, no un hobby, y la idea es conseguir dinero por ello tras crear algo que le aporta otro algo a los clientes. Si tienes suerte (o inteligencia) la gente pagará por ello.

Pedir a los inversores que firmen acuerdos de confidencialidad

Si lo haces, gritarás “no sé qué **** estoy haciendo”. El tema es: los inversores invierten, no roban ideas. Además, puede llevar tiempo construir una marca y su entorno como inversor y puedo asegurar que si estuvieran realmente robando ideas, se expandiría como el fuego. Si has desarrollado un gran boom y estás preocupado por ello, asegúrate de trabajar con inversores respetados.

Pensar que solo existe tu empresa

Cuando dices no tener competencia, estás siendo deshonesto e ignorante a la vez. Ahí está el problema: los competidores no son necesariamente siempre réplicas directas de tu negocio, pero pueden ser empresas con intereses potenciales similares (Apple y Google como ejemplo) que tienen cantidades grandes de efectivo para gastar en el problema que intentas resolver.

Crear apps de fotos y citas móvil

Siento romperte el corazón pero estos barcos ya zarparon. Sé creativo y construye negocios alrededor de innovaciones, nuevas ideas y nuevas industrias.

http://bit.ly/1HXPgH3

James